CÓMO HA PASADO ‘DON'T STOP ME NOW’ DE QUEEN DE SER IRRELEVANTE A SONAR EN TODAS PARTES

Si alguien le hubiera dicho a Freddie Mercury que hoy en día la repercusión de su música iba a ser tal y como la estamos viviendo probablemente se reiría en su cara. Bohemian Rhapsody se ha convertido en la canción más escuchada del siglo XX a través de las plataformas digitales, y el biopic sobre su vida ha arrasado en premios y ha acercado a Queen a los pocos habitantes de la Tierra que aún no los conocían. Precisamente el estreno propició que Greatest Hits de 1981 llegara a los primeros puestos de la lista de álbumes de Billboard y llevó a lo más alto a Bohemian Rhapsody, algo que no pasaba desde 1992. Sin embargo, un caso al que hay que prestar especial atención, por la repercusión que ha ganado, es Don’t stop me now, un tema de la banda que fue usado como parte de su promoción y también en los créditos finales. A pesar de que ahora es una de las canciones más populares de Queen, no ha sido siempre así, y, evidentemente, la película no ha sido la única razón para que esto pase. La popularidad del tema ha ido creciendo de forma constante desde los últimos 15 años, a pesar de su más que limitada introducción en las listas de Estados Unidos, cuando sólo alcanzó el puesto 86 de los Hot 100 de Billboard. Sin duda, su acogida en Reino Unido fue mejor, alcanzando el número 9 de las listas de singles, un puesto que también palidece si lo ponemos en relación a otros temas de la banda. Hay que tener en cuenta que hasta 22 temas de Queen se situaron por encima de este Don’t stop me now. Si hablamos de los conciertos de la banda, comprobaremos también que el tema no entró en su repertorio como otros. En 1978, en el Jazz Tour, no sonó en directo en ninguna de sus actuaciones. A pesar de que se programó como el segundo single del álbum después de Fat Bottomed Girls / Bicycle Race, se cambió finalmente por Let me entertain you. Freddie Mercury, el único compositor de la canción, nunca interpretó Don't Stop Me Now en suelo estadounidense. La canción tampoco estuvo entre las 19 canciones que se tocaron en el concierto tributo a Freddie Mercury en el estadio de Wembley en 1992. El empujón de la cultura pop Han pasado cuatro décadas, y Don’t stop me now no sólo es una de las canciones más conocidas de la banda, sino que también es una de las más populares en las plataformas de streaming. Este mes de marzo ha conseguido un enorme hito: superar las 500 millones de reproducciones en Spotify, lo que es más del doble que cualquier tema de U2, Led Zeppelin o los Rolling Stones. Es la canción que más alto ha llegado después de Bohemian Rhapsody, su buque insignia. También se ha convertido en una parte indispensable de los conciertos de Queen + Adam Lambert, y es que ha sonado en todos los conciertos de todas las giras que el grupo lleva haciendo en los últimos cinco años.

Comentarios

Comentar artículo