Paul McCartney tiene buen ojo a la hora de escoger autos

Dentro de la industria del entretenimiento es importante tener buen gusto porque de otra manera existe la posibilidad de que el artista sea etiquetado como alguien vulgar de manera que hace falta que este se asesore bien en cada paso. De acuerdo con los medios de comunicación que se encargan de este tipo de noticias de momento estamos siendo testigos de un fenómeno extraño en el cual son los cantantes los que están innovando y lo hacen a través de los coches. De más está aclarar que se trata de vehículos sin precedentes y que pueden llegar a costar una fortuna. Merece la pena recordar que hay quienes aseguran que este hombre en realidad murió hace años y que fue sustituido por alguien muy parecido a él. Evidentemente es una locura. Pues bien, lo que sí es cierto es que McCartney es un fanático de los autos. A simple vista no lo parece pero cuando tiene algo de tiempo libre se dedica a pasear por las carreteras más desiertas con el objetivo de poder alcanzar velocidades alucinantes. También ha confesado que disfruta del simple hecho de admirar su colección de coches. El Lamborghini 400 GT es, por mucho, su modelo más preciado y esto se explica por el hecho de que el coche fue fabricado exclusivamente para él o por lo menos eso es lo que él profesa delante de sus colegas. De acuerdo con los conocedores del tema todavía Paul está pretendiendo adquirir autos más costosos porque una vez que comienzas a coleccionar difícilmente vas a poder parar. La verdad es que cuando se llega a cierta edad es mejor dedicarse a esto que seguir de la mano con los excesos tan característicos del rock.

Comentarios

Comentar artículo

Anuncios